Breve historia:
 
Una tarde, hablando de la riqueza y las múltiples relaciones que existen entre los mitos y leyendas de américa, decidimos ir a los lugares donde se originan para filmar y corroborar, por nosotros mismos, su existencia.  
 
Así nació el proyecto que al principio lo llamamos “Tierra incógnita”, porque nos gustó el nombre que los primeros exploradores le dieron a una buena parte de nuestro continente, pero cuando comenzamos con las primeras filmaciones las leyendas nos fueron abriendo caminos imprevistos jamás pensados, y caminando, entramos en un espacio nuevo que no conocíamos, donde lo lineal deja de existir y se pone más interesante. Una zona misteriosa donde  el tiempo, los lugares, los hechos, la gente y las cosas se relacionan de forma diferente, con otros códigos... Poco tiempo después estábamos perdidos en un laberinto y supimos que necesitamos ayuda, entonces le cambiamos el nombre y ahora se llama Laberinto de leyendas...